6 de julio de 2013

Comparación de "San Mateo y el Ángel" - Caravaggio

Caravaggio, pintor italiano constituyó una gran influencia en pinturas posteriores. El género que más pintó a lo largo de su vida fue la pintura religiosa  de una gran calidad. 

Caravaggio, se caracteriza por haber desarrollado una importante técnica, el claroscuro, hasta su mayor expresión. Tiene una gran influencia de los clásicos. Los acontecimientos de la Reforma y la Contrarreforma (1530-1570), le remitieron directamente. Realizó encargos de mecenas, también de la iglesia en pos de su propaganda como podemos ver en las obras a analizar.



Las dos obras que compararemos, se llaman “San Mateo y el Ángel”. La de la izquierda, fue rechazada, por ello se creó una segunda versión de la misma obra. Ambos cuadros fueron creados en óleo sobre lienzo, con la desgracia de que en la II Guerra Mundial, la obra que rechazaron fue destruida, actualmente mantenemos su copia. Estaban destinadas a la capilla Contarelli en San Luis de los Franceses (Roma). Fueron realizados en torno al 1599.

En ambos cuadros encontramos los mismos personajes, el santo Mateo y el Ángel pero con distintas actitudes. En la imagen de la izquierda, podemos ver al Santo con una actitud de torpeza, el ángel le ha de guiar la mano, y se encuentra sentado de una forma poco equilibrada. 

















En cambio, en el cuadro de la derecha, San Mateo es representado como un perfecto erudito. Nos recuerda a otras imágenes como las de Erasmo de Rotterdam o Lutero, como estudiosos, en el escritorio, no sentados sino de rodillas sobre la banqueta. 

Los ropajes de ambos santos son completamente distintos, mientras que la vestimenta del de la izquierda descubre las piernas y los brazos, el de la derecha lleva una túnica que le tapa todo el cuerpo, excepto los pies (atributo típico de los santos), esta vestimenta es mucho más típica de una persona sabia, culta, y de una persona que ha de recibir una veneración en una iglesia.



























Otra diferencia muy notable, es la categoría a la que se asciende al San Mateo de la derecha colocándole una aureola sobre la cabeza.
















En cuanto al Ángel, en la obra de la izquierda nos encontramos con un ángel de sexualidad ambigua que le susurra al santo de una forma casi erótica lo que ha de escribir. La forma en la que el ángel le guía la mano al Santo, es también realizado con una gran ternura. 
En el caso de la obra aceptada, el ángel mantiene una distancia con el Santo, le explica lo que ha de escribirle y no mantienen ningún contacto, de hecho, ni siquiera la mirada. El Santo, observa atentamente las manos del Ángel cuando este le enumera.








En la obra no censurada, la jerarquía se hace muy notable, el Ángel volátil en la parte superior, a distancia del Santo y más cercano al cielo. En cambio, el caso del ángel de la izquierda, se encuentra en el suelo, a la misma altura que el Santo, comparándose en importancia. 

El detalle del ombligo de este Ángel es fundamental, ya que demuestra una humanización que deja al Ángel en un ámbito más terrenal, en el de los hombres.











Todas estas diferencias que tuvo que incluir Caravaggio en su obra tienen una razón de ser. Nos encontramos en un momento donde la iglesia comienza a tener problemas internos, tal vez siempre presentes, pero nunca con tanta fuerza. Una parte de esta iglesia, se rebela contra el papado y los altos cargos eclesiásticos por sus prácticas morales y financieras. Se quejan contra los beneficios económicos que la iglesia recibe vendiendo estampas para el culto y así lograr la indulgencia entre otras cosas. Sobre 1525, los enfrentamientos sobre la doctrina ya eran extremos y esto dio lugar a  que durante el 1530-1570 se produjese la separación y una respuesta de la iglesia del papado. La Contrarreforma duró casi 40 años, surgió a la partir de lo que se denominó la Reforma emprendida por los protestantes con Lutero al frente.

En el cuadro, este deseo de la Iglesia de propaganda para ensalzar su importancia y luchar contra la Reforma es latente. El primer encargo que se realizó a Caravaggio no fue aceptado por no cumplir una serie de requisitos básicos, como el decoro, que debían de tener las imágenes de la iglesia. 

No solo esta condición fue la que produjo que se censurara este cuadro, si no que al contrario que los protestantes, las imágenes estaban cargadas de simbolismo y misticismo (nubes, rayos etc.) en este caso, el misticismo del ángel es claro al estar volando y sus telas igualmente volátiles, la aureola del Santo ayuda a esta tarea.


 La traducción de la biblia se convirtió en un debate muy reñido, mientras que la Iglesia tradicional defendía la no traducción de la misma, los reformados estaban traduciendo a innumerables idiomas este texto. Este asunto lo encontramos reflejado en las imágenes, el santo en la obra de la izquierda, adopta una actitud de sorpresa y de no entendimiento cuando el ángel comienza a escribir con su mano un pasaje en hebreo.
Esta actitud inadecuada para un personaje destacado en la iglesia contradice con la nueva versión del cuadro en el que el Santo, culto, anota sin sorpresa y sin problemas para entenderlo todo aquello que le dice el ángel.  

























En definitiva se trata de una clara intención de propaganda para la Iglesia en contra de todo el revuelo producido por la Reforma luterana. Se buscaba acercar al público a la “realidad” de la iglesia, alejando las ideas reformistas de los fieles. Estas imágenes destinadas a una capilla buscaban adoctrinar y promulgar los valores que realmente valían para la iglesia. Estos son un ejemplo muy claro de esta lucha (en ocasiones contradictoria) de dos vertientes cristianas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada