13 de julio de 2014

Caída en el Camino del Calvario (Pasmo de Sicilia) - Rafael Sanzio


Rafael Sanzio nació en 1483 en Urbino. Su padre fue pintor pero murió cuando Rafael tenía nueve años por lo que no pudo transmitirle todos sus saberes. Por parte de madre ya era huérfano, por lo que los albaceas le pusieron como aprendiz de Peruguino, su maestro del que toma importantes influencias. A partir de este momento Rafael comenzó a viajar por toda Umbría. Posteriormente Rafael, se traslada a Florencia, es en este lugar, donde toma la influencia de Leonardo tan importante en toda su obra, por ejemplo nos encontramos que los personajes comienzan a moverse más, hay más escorzos, claroscuros, variedad en los rostros…Posteriormente, en 1508, se trasladó a Roma donde alcanza plena madurez en sus obras y es en este momento donde realiza las pinturas murales para el Vaticano, obras muy influyentes para el cuadro que analizamos. Rafael murió en 1520. En su trayectoria pictórica destacó por el tratamiento que realizaba sobre los temas relacionados con la Virgen.

Un aspecto fundamental en la vida de Rafael fue su taller. No era un taller habitual ya que Rafael trasladaba sus dibujos para los aprendices los ejecutaran. Concretamente en la obra “Caída en el Camino del Calvario”, también conocida como “El Pasmo de Sicilia”, nos encontramos una obra atribuida a Rafael pero que gran parte de su ejecución se la debemos a dos de los ayudantes pertenecientes al taller como son Penni y Giulio. Podemos encontrarnos con los típicos caballos acartonados de Penni o la forma de representar a parte de las Marías de Giulio. Indudablemente el estilo de ambos refleja una serie de enseñanzas por parte de Rafael.

La “Caída en el Camino del Calvario” es una obra que fue encargada por Jacopo Basilio en 1517 en Roma para el altar de Santa María de las Angustias de Palermo. Se trata de una obra realizada en óleo sobre tabla pero que posteriormente fue pasada a lienzo. Se trata de un tema poco habitual para un altar independiente. La obra viajó por varios lugares hasta que pasó a formar parte de la colección de Felipe IV en 1622. El cambio de denominación de la obra, históricamente llamada “Caída en el Camino del Calvario” y popularmente conocida como “Pasmo de Sicilia” se debe a que en 1982 Helen Ettlinger puso en relación el cuadro con el escrito de Tommaso de Vio Cajetón donde se habla sobre el comportamiento más correcto de la Virgen. Además Eva Bettina Krews nos habla de que Rafael concibió la obra como reflexión pictórica en diálogo con Cajetón. Esta obra está firmada sobre una de las piedras donde encontramos: Rafael Urbinas.

En el “Pasmo de Sicilia” encontramos elementos característicos de la producción de Rafael. En primer lugar esta obra goza de una composición muy elaborada, encontramos un conjunto de tensiones que Rafael ordena de forma magistral. Una de las dificultades a la que se enfrenta es la gran cantidad de personajes que contiene la obra (al menos 16 personas). Otra es la sucesión de escenas que representa mediante un movimiento que se traslada desde la esquina superior derecha hasta la superior izquierda. Se trata de una composición plurifocal donde mediante un juego de diagonales, Rafael logra mostrarnos diferentes escenas que se fueron sucediendo desde la salida de la puerta de la ciudad, pasando por la escena de Cristo derrumbado por el peso de la cruz con las Marías y terminando con el abanderado jinete que encabeza la marcha (al lado izquierdo). Todo este movimiento viene subrayado por el paralelismo del brazo más visible de la cruz, más el del centurión y el de la Virgen (todos dirigidos hacia la izquierda).




En el centro encontramos la escena principal, este centro se compone por la llamada passio Christi y la compassio Virginis, en el que se crea un espacio que queda delimitado por la cabellera dorada de María Magdalena que nos transmite la exaltación de sentimientos del momento. Además, este espacio queda remarcado con el dialogo que se establece entre Cristo y la Virgen. Las expresiones son fundamentales, nos hablan de los estados físicos y psicológicos extremos a los que Rafael estaba habituado. De hecho, la expresión en la de Cristo podemos afirmar que fue realizada por la mano de Rafael. En ella encontramos la influencia de Miguel Ángel representada en forma de la terribilitá

Además, nos demuestra la visión de la Iglesia en cuanto a la actitud de la Virgen en el momento de la Pasión,  es decir, no se encuentra desmayada. El hecho de encontrar una composición con dos diagonales que se cruzan en la figura de Cristo nos remite a los cartones para los tapices del Vaticano. En cuanto a la figura de la mujer de espaldas que cierra la composición, igualmente tiene un carácter rafaeliano ya que nos encontramos movimiento en las vestiduras,  una caída desde el hombro a la rodilla formando un óvalo con la curva del muslo. Estas formas nos recuerdan a la Virgen realizada por él mismo para Francisco I.





Otro personaje fundamental es la figura de Simón el Cireneo, que intenta sostener la cruz, que responde a una antítesis con el soldado robusto que nos da la espalda. De hecho en la primera figura encontramos como la admiración por parte de Rafael hacia Miguel Ángel, se traslada a sus obras. Se trata de una figura corpulenta que tira de la cruz hacia él formándose un escorzo con una buena ejecución. 

Otra influencia que nos encontramos en la obra es la de Martín Schoganer, artista nórdico perteneciente a la última etapa del gótico, donde en su estampa “Camino del Calvario” donde nos encontramos tanto el desfile del jinete como el sayón en igual posición y actitud.




En definitiva encontramos una obra que siempre ha gozado de una gran fama, donde debemos ensalzar el papel del taller en ese momento, así como entender y estudiar la importancia de la composición. Se trata de una pieza localizada actualmente en el Museo del Prado, que nos traslada a una forma de trabajar muy concreta, así como a una iconografía que da lugar a grandes composiciones.


BIBLIOGRAFÍA
ANGULO IÑIGUEZ, Diego, Pintura Italiana anterior a 1600, Museo del Prado, Gredos, Madrid, 1979
FREEDBERG, J. Pintura en Italia 1500-1600, Manuales de arte cátedra, Madrid, 1998
STOICHITA, Víctor, Caída en el camino del Calvario, Enciclopedia Museo del Prado, [ONLINE] https://www.museodelprado.es/enciclopedia/enciclopedia-on-line/voz/caida-en-el-camino-del-calvario-el-pasmo-de-sicilia-rafael/
VVAA, Rafael, La obra-Las fuentes-La crítica, Teide, Barcelona, 1970

No hay comentarios:

Publicar un comentario