29 de octubre de 2015

El alma musical de Kandinsky La sinestesia y el arte abstracto



“El color es un medio para ejercer una influencia directa sobre el alma. El color es la tecla, el ojo es el martillo templador, el alma es un piano con muchas cuerdas y el artista, la mano que, mediante una tecla determinada hace vibrar el alma humana” –
De lo espiritual en el arte, Wassily Kandinsky

1.     CONTEXTO HISTÓRICO-ARTÍSTICO

Es importante empezar conociendo el contexto donde encontramos al artista, así como su relación con el entorno. Situamos a Kandinsky en un momento de esplendor europeo (de 1896 hasta la primera Guerra Mundial). En ese momento encontramos una corriente abstracta en Estados Unidos, con artistas de la talla de Pollock, Rothko o Kooning. La abstracción tuvo su apogeo en 1910, con artistas como Kandinsky, Mondrian, Malevich y Theo van Doesburg. Indudablemente hemos de hablar también del contexto histórico musical; comenzando por el compositor alemán Wagner que desde mediados del siglo XIX realizaba y experimentaba nuevos cambios en la música, es en 1850 cuando representa su ópera Lohengrin en Weimar, un hecho que marcará la obra de Kandinsky. La escenografía y el propio libreto van a cobrar importancia llegando a igualarse con la música. Por otro lado, además, admiró en Wagner la idea del Gesamtkunstwerk, es decir, la idea de la obra de arte total, la fusión entre la música y el arte, y aunque será medio siglo después cuando Kandinsky lo asimilará, podemos decir que Wagner fue un adelantado en este aspecto. Por otro lado, otras de las novedades que Wagner incluirá será la idea del leitmotivStrauss será otro compositor de este momento que experimentará con la tonalidad fragmentándola; otras influencias serán Shömberg, exponente de la música dodecafónica o los ballets rusos, de Stravinsky.

2.     LA MÚSICA EN SU OBRA: Sinestesia musical, denominación y título de las obras. El artista polifacético.

 La obra de Kandinsky gira en torno a la búsqueda de la comprensión del espíritu y de la moral del bien, es decir, le encuentra un sentido moral  que se hace alcanzable a través de las artes. Para todo esto, entiende que la música es un medio para comprender el proceso a través de la obra abstracta así como al expresionismo lírico.  Kandinsky se refiere a la pintura como una “utopía espiritual”. Hemos de recalcar que toda la base musical en la que estaba  formado (fue alumno de clases de piano y violonchelo), así como todas sus ideas quedan plasmadas en su obra “De lo espiritual en el arte”, donde expresará la importancia de ésta, para la transmisión de lo interior hacia el exterior, es decir, lo espiritual. Como leemos en su obra, hay una necesidad interior, dinámica, que busca la expresión de la línea a través de la música. 

Tenemos que hablar del principio de la sinestesia para lograr la obra de arte total entre lo auditivo y lo visual. Lo que significa, colores asociados a los sonidos y a las armonías y viceversa, además busca el carácter moral, reflejar los estados del ánimo del hombre

Entendiendo esto, para Kandinsky, el color amarillo va a adoptar el significado de un tono agudo, además encontramos la representación con figuras geométricas, en este caso, el triángulo puntiagudo. De esta manera logra expresar un símil entre algo estridente, puntiagudo, es decir, casi doloroso,  unido a un color muy llamativo. El color azul, representa un color grave, redondo como un circulo. En muchas ocasiones estos símbolos los encontramos uno dentro de otro, superpuestos o rozándose, de esta manera se logra la disonancia de la forma que tanto perseguía Kandinsky, no podemos hablar de inarmonía. 

También Kandinsky se va a referir a instrumentos, es decir, ya no solo nos habla de colores, sonidos, o notas, también la diferente gama de armónicos de cada instrumento, y por tanto el sonido que caracteriza a cada cual, tendrá un color que le determina, de hecho diferencia entre los matices tanto musicales como entre diferentes las diferentes gamas del mismo color. En el caso del rojo encontramos que el más claro correspondería con el sonido de los clarines, por su parte el conocido rojo bermejo, se asociaría a una tuba y por último el color rojo granza podría hablarnos de los diferentes tonos más altos del violín. En definitiva, la experiencia de la música se convierte en la experiencia del color. 
Otro elemento fundamental que hemos de analizar son los propios títulos de sus obras. Encontramos que en 1945 comienza a clasificar sus obras como Improvisaciones, Composiciones o Impresiones, todas extraídas de la musicología. 


Realiza obras y composiciones teatrales. Se tratan de óperas abstractas llamadas Klänge y Gelber Klang, ambas obras fueron realizadas entre 1909 y 1913. Encontramos que va a dirigir en 1928 y en el teatro Dessau la obra “Cuadros de una exposición de Musorgski”. Y además, creará poesías como “Sonidos” en 1913. 


3.     CONCLUSIONES

Los surrealistas excluyeron la música de sus preocupaciones, pero es en los movimientos de la primera mitad del siglo XX cuando esto cambia, y la música se convierte en algo fundamental, sobre todo en la cultura alemana. Además encontramos que la idea de “la música de los colores” no será perseguida por todos lo autores, de hecho, encontramos artistas que niegan esta idea, y buscan exactamente lo contrario, por ejemplo Van Gogh, se negará a alcanzar esta meta.

En definitiva, hemos de entender que durante todas las vanguardias, la música tiene un papel, pero que en el caso de Kandinsky será más fuerte, habrá una concepción diferente de la misma, lo que hace el artista es interiorizar los fenómenos musicales y siguiendo la idea de “obra de arte total”, la sintetiza junto con la pintura o la poesía, logrando así, la obra que hoy día conocemos, y que inscribimos dentro del arte abstracto mostrándonos un mundo más allá, lo que podemos llamar el universo musical de Kandinsky, más basada en su espíritu y su interior.

4.     BIBLIOGRAFÍA

BECKS-MALORNY, Ulrike, Kandinsky, Taschen, Köln, 2003
BOVI, Arturo, Kandinsky, Ediciones Nauta, Florencia, 1971
FAERNA GARCÍA-BERMEJO, José María,  Wassily Kandinsky, Ediciones polígrafa, Barcelona, 2003
GOMPERTZ, Will, ¿Qué estas mirando? 150 años de arte moderno en un abrir y cerrar de ojos, Taurus, Gran Bretaña, 2012
LANKHEIT, Klaus, Kandinsky Marc. Correspondencia, Munich, 1983
LE TARGAT, Fraçois, Kandinsky, Ediciones polígrafa S.A, Barcelona, 1986
LÓPEZ, Emilio, Kandinsky, Grandes maestros de la pintura, Editorial Sol 90, Barcelona, 2008
MARTINEZ BENITO, Julia, Kandinsky y la abstracción: nuevas interpretaciones, Tesis doctoral, Universidad de Salamanca, Salamanca, 2011
MICHELI, Mario, Las vanguardias artísticas del siglo XX, Alianza Forma, Madrid, 1966
TRIADÓ TUR, J.R, TRIADÓ SUBIRANA, Xavier, Kandinsky, Genios de la pintura, Barcelona, 2001
VVAA, Arte del siglo XX, Diccionarios Oxford-Complutense, Madrid, 2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario